Un destino con propósito

Steve Jobs dijo una vez que no se pueden conectar los puntos mirando hacia adelante; solo cuando se mira hacia atrás. Hay que tener confiar en el futuro, porque los puntos se unirán de una forma única.

Nacimos en 1993 cuando la industria de los eventos aún no había sido alcanzada por la tecnología de la información, y supimos casi de inmediato que nuestro destino estaba determinado. El camino recorrido hasta ese preciso instante cobró sentido de integridad, y cada paso dado tuvo lógica. 

Tenemos la convicción que toda acción puede ser perfectible en sentido infinito, que en cada ciclo o iteración todo debe mejorar para ser más eficiente, más efectivo. Esta industria nos ofreció un contexto adecuado para vivir en coherencia con nuestra convicción. 

A pesar de sestar considerada entre las diez actividades profesionales con mayor carga de stress, la industria de eventos se convirtió en nuestra pasión desde el primer momento.

Sobre nuestra cultura

Peter Drucker dijo una vez que la cultura de una organización se come a la estrategia en el desayuno.

CONTI Tecnología para Eventos es el Equipo que la integra, juntos supimos construir una cultura única basada en valores compartidos y bajo una lógica singular, porque sólo quienes trabajan en esta industria entienden el vértigo de su dinámica, los eventos enseñan con implacable crudeza que ayer y mañana no existen; solo cuenta el hoy y el ahora, donde la única oportunidad de éxito está en el sincrónico transcurrir de un plan perfecto, fallar no es una opción, porque siempre será demasiado tarde para reparar lo que ya salio mal.

Este desafío, amplificado por la adrenalina del hoy y el ahora, no solo nos estimula a convertir nuestro propósito en hechos, también se alinea a la perfección con la industria de IT, nos da la oportunidad de reinventarnos a nuevos modelos innovadores en cada ciclo, y en la medida que la industria adopta servicios como estándares de mercado y los convierte en commodities.